Category Archives: we love mardel

Un ángel en el locutorio

Estos días vine siempre al mismo locutorio, y no hay duda que la chica que atiende está postulándose para el Premio Nobel de la Paz. Hace 10 minutos que estoy sentado acá y esto fue todo lo que pasó.
Llegó una señora muy mayor y pidió cabina. Enseguida empezó a gritar que “da ocupado y mi hija se desespera si no la llamo”. Llamaba a celular y la chica le explicó que tenía que agregar un 9, y dónde, mientras lidiaba con uno que le pidió fotocopias, que amplíe, que apaisado, que no se ve el código de barras, que me lo puedo llevar en pendrive. La señora insistía con su hija desesperada, hasta que vino a la cabina y le marcó el número. Continue reading Un ángel en el locutorio

Flagelo

A: ¿Cómo va?
B: Bien, ¿vos?
A: Acá ando, de visita en Mardel.
B: ¿Qué te va?
A: Por ahora, chatear con vos.
B: Yo soy re morboso. ¿Dónde te va la leche?
A: Hago sexo seguro.
B: Yo también.
A: Ahhh, bien.
B: No, lo que pasa que sos de Buenos Aires y ahí son muy zarpados.
A: Ahhh, ¿cuando dijiste dónde va la leche, te referías a alguna receta de alguna torta? ¿Si va antes de incorporar las claras batidas a nieve?
B: Los de Buenos Aires son muy zarpados. Mucha droga.
A: El flagelo del narcotráfico.
B: ¿Pero te va en la boca también?
A: La vaca nos da la leche, ¡y la de tinta que nos chupa!
B: ¿Qué es eso?
A: Mafalda quejándose de que siempre le hacen escribir composición tema la vaca. Me parece que los gays estamos siempre escribiendo composición tema la pija, ¡y la de píxeles que nos chupa! Mafalda es grosa.
B: Yo igual no miro dibujos animados.
A: Yo tampoco, pero se me cruzan todo el tiempo.
B: ¿Te va en la espalda o en la barba?
A: En todo el cuerpo, humectante, post-solar.
B: Ufff, seeee, ¿en qué zona estás, estás libre ahora?
A: No tenemos buena química, me parece.
B: Yo soy discreto, tranqui. Los de Buenos Aires son muy zarpados.
A: Sí, es cierto, me voy a tener que mudar a Mar del Plata, así me tranquilizo.

Café Barracuda

Ella tiene una camisa floreada, pero deben ser flores carnívoras, porque son rojas, anaranjadas y amarillas y parecen comerse entre ellas, o copular, tan Pink Floyd The Wall. Más arriba, la tintura del pelo parece también comerle la cabeza. Y el cuello está apretado por un collar de bolas gigantes, también rojas. Enfrente tiene un viejo canoso, con unos anteojos de marco grueso.

-… ese barrio está lleno de chinos ahora.
– Es una cueva de chinos. Continue reading Café Barracuda