Gyros, shiros, giros

[4 de junio de 2004, 4am, East Village, NYC; encuentros afganos de tercer tipo]

4 de la mañana. Yo cruzo el East Village camino al subte. Acaban de cerrar los bares y en las veredas se amontonan grupitos de jóvenes borrachos. Recostado contra la vitrina de un negocio cerrado hay un pibe que me mira al pasar. 1, 2, 3, 4 segundos de mirarme a los ojos. ¿Está borracho y yo sólo ocupé el punto en el espacio en el que decidió entretener su mirada? ¿O se trató de una mirada deliberada, con intenciones non sanctas? Camino 15 metros más, hasta la esquina, saco el celular del bolsillo y simulo revisar los mensajes, mientras giro lentamente como un radar atontado. El tipo me mira, pero no con la insistencia de la calentura furtiva. Opciones: 1. está con amigos y no tiene libertad para escaparse, 2. es hetero y sólo está flirteando 3. estamos jugando un extraño ajedrez insomne.
Continue reading Gyros, shiros, giros

Imagine all the people

Una gran parte de los problemas mundiales surgen del hecho de que nos desconocemos y de ese desconocimiento nace el temor y hasta el odio. Soy un pacifista nato y no se me ocurre mejor forma de derribar barreras y derretir estereotipos que encamándome con gente de distinto países.

Acá va la lista de países con las que he sostenido relaciones “carnales” (aunque en mi caso las comillas no corresponden). En orden alfabético:

Argentina, Bolivia, Corea del Sur, Costa Rica, Cuba, Estados Unidos, Francia, Filipinas, Grecia, Guatemala, India, Japón, México, Pakistán, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Turquía.

Supongo que la Secretaría de Relaciones Exteriores debería darme el título honoris causa de Embajador Sexual. Mi amigo René es mucho menos diplomático y prefiere llamarme puta de la O.N.U.

Nadie se muere en la víspera

[22 de Mayo de 2004, Times Square, New York City]

A Percy se le ocurrió que lo espere en la esquina de la 40 y la 8va avenida. “Así no me tengo que desviar demasiado, salgo del Lincoln Tunnel, caigo directo en esa esquina y de ahí para Queens”. Es viernes, son las 10 de la noche y nos espera una larga noche de pachanga y chongos en Atlantis, uno de los boliches gay latinos de Jackson Heights.
Continue reading Nadie se muere en la víspera