Raro, otra vez

[23 de Abril de 2005, Palermo, Buenos Aires.

Lo que cuento en este texto ya lo conté antes. Como aquel texto no me gusta, decidí reescribirlo: corregirlo y expandirlo. Acá va el resultado, con la impresión de que dentro de unos meses volveré a reescribirlo. Así seguiré, andá a saber hasta cuándo.]

Raro. Esa era la palabra que mi mamá usaba. “Es un chico raro”. No me lo decía a mí, pero sí a sus amigas, a las vecinas y a los parientes. Y no lo decía con tristeza o resignación, lo decía con orgullo. “Hay que estar muy atento, porque si le decís algo que no le gusta toma carrera y se da la cabeza contra la pared”. “¿Qué peligro, no?”, se compadecía la vecina. “Lo que pasa es que nació sietemesino y tardó como dos minutos en respirar. Le pegaron en la cola 3 enfermeras y nada, tuvo que venir el doctor Ortiz y pegarle bien fuerte en la cola, y ahí recién lloró”. Dicen que la psicología sexual de una persona se configura en los primeros años de vida. En mi caso, el trámite duró tres minutos.
Continue reading Raro, otra vez

Teatro negro de Praga

[16 de Abril de 2005, Palermo, Buenos Aires, mis exhibiciones de nado sincronizado literario]

A veces me canso de ser yo, como todo el mundo. Hablo del yo que vive, pero también del yo que escribe. Para quitarme el peso de mi propia piel, me transvisto. En este caso, decidí intentar meterme en la piel de Lucy (que autorizó y criticó este sentido homenaje). Ser otro, otra, o al menos intentarlo y fallar, es un ejercicio fascinante. ¿Qué se puede imitar y que se rehúsa a ser fotocopiado? ¿Qué bordes angulosos es imposible ocultar? ¿Qué relaciones existen entre estilo, sentido y contenido?

Es un ejercicio que propondré alguna vez en el taller (ver los dos posts anteriores, y el que vendrá en los próximos días, confirmando lugar y horario de la primer clase gratuita. Un ejercicio que permite palpar las paredes de la habitación a oscuras de nuestra propia escritura.

Enciéndanse las luces del viejo varieté. A continuación el texto que escribí yo, o Lucy:
Continue reading Teatro negro de Praga

El club de sexo

[San Francisco, Mayo de 2002]

“Estoy yéndome”. Eso pienso mientras camino hacia el club de sexo. Yéndome de San Francisco, de los 7 lugares donde viví, de los pocos amigos que hice, del sexo incoloro, indoloro e insípido, de la ilusión de conseguir un trabajo, un novio o una vida, y de la desilusión de no haberlos encontrado. De todo eso estoy yéndome.

Me siento borracho. Irse provoca eso, un pedo biónico y trascendental, una sensación de ingravidez que te saca de la órbita y te empuja hacia otros agujeros negros. El agujero negro al que me dirijo ahora se llama “The power Exchange” (“Intercambio de poder”). Es un club de sexo “temático” de 4 pisos, dos para gente gay y dos para gente heterosexual o travestis. El “tema” es los juegos de dominación / sumisión y el bondage: “proveemos un espacio para la exploración lúdica y consensuada de tus fantasías SM más íntimas”.
Continue reading El club de sexo