El tiempo no para

Ahora los pequeños eventos de las últimas dos horas alcanzan su sumatoria, o mejor dicho explotan en rayos radiales en todas direcciones. Es como si una cuchara revolviera una sopa de letras y al frenarse el remolino se leyera un soneto de Machado, como si el universo sufriera una sacudida y las galaxias espirales se estiraran como bastones de masa sobre la mesa negra del silencio, como si el auto se estrellara contra una colectivo de aire y al asomar la cabeza detrás del airbag los semáforos tuvieran 7 luces de colores, como si el 707 se desplomara en un pozo de aire y volviera a izarse hacia un cenit impreso en chorro de tinta. Continue reading El tiempo no para