Delicias de Hawai

Ya conté mi salida del ropero. Muchas veces, como si tuviera condenado a escribirlo y reescribirlo. Hay una versión original, una versión ampliada, una versión que salió publicada en Perfil, y ahora una versión que se publica hoy en el SOY de Página 12.

La gente del suplemento me pidió que recortara la historia original a 3000 caracteres (con espacios incluidos) y que además de contar la anécdota original, agregara la historia de lo que pasó al año de salir del ropero. Pero me pareció falso decir que todo se había solucionado al año, así que tuve que agregar una coda contando lo que pasó 15 años después también. El texto quedó comprimido, distinto a los anteriores, pero espero haber cumplido.

Por lo pronto, mi vieja agradecida. En todas las demás versiones “quedé como una bruja”. “Este final me gustó más”, dijo. A mí también.

Para los que llegan por primera vez al blog, este link es un buen lugar para tener una idea de qué va la cosa.

Para los arqueólogos, acá están todas las versiones del cuento:

1. Versión original
2. Versión ampliada
3. Versión publicada en el diario Perfil
4. Versión publicada hoy en SOY

Cuba libre, un viaje, 13

Segundo día en La Habana

A la mañana siguiente, cuando me despierto, Ariel no está en la habitación. Me ducho y salgo a la calle. Enseguida me engancha un matrimonio negro que cruza la calle. ¿Para dónde camino para ir hacia La Habana vieja? Caminá con nosotros y te indicamos. Estoy en guardia, seguro que me piden algo. Pero no, van simplemente agarrados de la mano, se ríen porque sí, charlamos. La calle y la gente me resultan extrañas, con una efervescencia casi coreografiada, de musical hollywoodense. La luz del sol brilla en los vellos de mi antebrazo, surgen voces en surround, de todos lados, los autos cincuentosos avanzan lentamente. Continue reading Cuba libre, un viaje, 13

Cuba libre, un viaje, 12

Primer día en La Habana

Quiero volver otra vez a esa combi, entrar a La Habana como entré esa noche, con Ariel como siempre charlando con el chofer, primero en el asiento de atrás, conmigo y después en un semáforo ya en el asiento delantero, confirmando con el chofer que sí, que eso es el Parque Lenín, que sí, que esa es la playa de la Revolución, y yo desde atrás barriendo con los ojos las lucecitas y después fijando los ojos en el costado de la ruta oscura y que de ahí aparezcan, Continue reading Cuba libre, un viaje, 12