Gracias por leer

[Buenos Aires, Club de Osos de Buenos Aires, junio de 2008]

Como siempre y otra vez: el viernes me quedo casi toda la noche despierto, insomne y empiezo el sábado durmiendo a lo largo de todo el día, en sorbitos de dos horas, me levanto a mear, a revisar correo, de vuelta a la cama, leo algo con los ojos pegados, me duermo otra vez, me despierta el teléfono con una amiga en crisis pidiendo consejo, vuelvo a la cama otra vez, me despierto con los pies fríos y con el cuello transpirado y con la sensación de haber cruzado a nado un río espeso de petróleo. Continue reading Gracias por leer