Amanecido

Recién. Voy a buscar una coca al chino de la vuelta. Aparece un pibe de la nada, me quiere vender unas medias, tengo los auriculares puestos, me los saco y le digo que no, gracias. Me sigue hablando, no le entiendo. ¿Vamos al cabarute?, pregunta. Son las 3 de la tarde, digo. ¿Qué tiene?, pregunta. ¿No es un poco temprano?, pregunto. Estoy reamanecido, dice. Me meto en el chino y el pibe sigue caminando.