Orgullo

Feliz día del orgullo gay. Celebremos el día en que un puñado de negros, pobres, mariconas, taxiboys y travestis se pudrieron de que los traten como escoria y empezaron una lucha que logró que los traten apenas un poquitito mejor, pero logró, sí, un montón de cosas para los chicos gays blancos de clase media que todos los días y especialmente durante la marcha del orgullo se quejan de que los negros, los pobres, las mariconas, los taxiboys y las travestis les afean el paisaje, que no los representan, y que todo estaría mejor si dejaran de disfrazarse y de hacer quilombo.

Sobre el morbo

Yo fui uno de los que milité esta palabrita, que para mí refiere a un gusto sexual gourmet, especializado. Con los problemas que tienen otros gustos gourmets: reducen la cantidad de gente interesada, y generan cierto pelotudeo esnob o prepotente. Lo mismo pasa con el sushi o el free jazz o el animé. Empezás picoteando algo, le encontrás el gusto, lo estudiás, lo vas refinando, empezás a distinguir eso que te gusta de las cosas parecidas que ya no te gustan tanto, y empezás a ponerte cada vez más exigente, te aburrís o te irritás con lo que antes más o menos te entretenía. Continue reading Sobre el morbo

Siempre para arriba

Lo tengo ahora a mi derecha, en diagonal, a dos metros, me mira, mira el piso, ojos oscuros, barba negrísima, mulato, en cuero, pecho marcado, pantalones blancos. Los haces de luces lo borronean, los cuerpos de los que bailan entre nosotros lo tapan, lo vuelven a mostrar. Lady Gaga canta que no fue amor, no fue amor, fue una perfecta ilusión. Están casi todos en cuero, mezcla de osos con osos musculosos, bailando en círculo, mezclados, péndulos en vaivén transpirados. El mulato se va moviendo, acercándose en espiral, si me oriento con un reloj está ahora a las 2, después a las 5, después a las 10, ya a un metro. Me mira y ahora me sonríe, tiene los dientes blancos. Estiro el brazo y le palmeo el pecho, le sonrío, se mete entre dos, me abraza, me mira a los ojos, me besa. Me abraza más fuerte, me pone la mano en la nuca, me mete la lengua, besa bien. Continue reading Siempre para arriba

Lo más grande del mundo

Suena Eurythimcs, los dulces sueños están hechos de esto, y todos bailan levantando los brazos. A un costado hay uno que baila zarandéandose con onda, mide como 1,90 así que tardo en escanearlo, de arriba a abajo. Es lindo con orejas paradas y carita de chanchito mimoso, barba dibujada con compás, regla y transportador, muy musculoso, con pecho hinchado bajo la remera apretada, brazos inflados, espalda en triángulo, piernas grandotas. Cuando baila va girando lento, sentido de las agujas del reloj, y es entonces que le veo el culo. Es un culo gigante pero proporcionado, pero que necesita para representarse tecnología 4D, que todavía no existe. Cameron va a tener que hacer un nuevo Avatar para que se vea. Y encima es un culo que cambia de color. O yo estaré alucinando. Culo azul, amarillo, verde, rojo, violeta. Es un culo arco iris, gay orgulloso. No, es el haz de luces que rebota en la superficie combada y se refleja, y el tipo tiene pantalones blancos. Tardo en volver de la hipnosis, los especialistas del siglo XIX deberían dejar de boludear con péndulos y relojes colgando de cadenas de una vez. Tanta belleza necesita una oda. Continue reading Lo más grande del mundo