Skip to content

Ausente con aviso

Doy la quincuagésima vuelta, irritado porque el lugar es un desastre. Uno de los tipos acodados en la barra sonríe. Está borracho, pienso yo, y continúo mi periplo, aferrado a mi botellita de Pronto Shake. Cuando me freno y giro para apoyarme contra una columna, veo que el borrachín de la barra está a dos metros, con la sonrisita todavía colgada de la cara.

– Hola – me dice, antes de que pueda reaccionar.
– Hola – respondo, sin demasiado interés.
– ¿Nos damos unos besos?

Me acordé de aquel viejo LP de Luis Aguilé (¨Para mis amigos los niños¨) que mi viejo me regaló cuando tenía 5 o 6 años. Estaba rayado al final del soporífero ¨La familia polillal¨: ¨… la familia poillal, la espía por un-¨ y con un chirrido áspero saltaba al frenesí rocanrolero de ¨La canción de la vacuna¨: ¨pero entonces llegó el doctor… manejando el cuatrimotorrrrr¨. Ahora siento saltar la púa entre ese ¨hola¨ timidón y la propuesta indecente y efervescente de ¨¿Nos damos unos besos?¨. Se me ocurren otras progresiones mas sensatas: ¨Hola¨, ¨¿Venís seguido?¨, ¨¿Vamos a algún lugar más tranquilo?¨, ¨¿Te puedo dar un beso?¨, ¨¿Tenés forros?¨, ¨¿Sabés dónde para el 152?¨, por ejemplo. Pero ¨Hola¨ seguido de ¨¿Nos damos unos besos?¨ suena inaudito, imposible: hay un hueco ahí que hay que llenar, un degradé que hay que pincelar. ¿Será que se produjo uno de esos grumos en el universo, un granito de pus en el continuo espacio – temporal de esos que desviven a Stephen Hawking? ¿Será por eso que, quizás huyendo instintivamente de la succión de la anti materia, dije: ¨Vení¨ y arrastré al desconocido hacia un paraje más seguro?

Nos dimos unos besos. Y nos preguntamos unos preguntas. La primer persona del plural no es una afectación: hubo un reparto equitativo de besos, sonrisas y preguntas. Un proletaríos del mundo uníos, besaos, mordisqueaos.

– ¿De dónde sos? – pregunté yo.
– De acá – respondió él, como esquivando un pelotazo a la ingle.
– De acá de Argentina, sí, pero ¿de dónde? – yo había ya detectado un acento provinciano y una intrepidez sotreta en la invitación al besuqueo recíproco.
– De… de Rosario. ¿Y vos?
– De acá, de Buenos Aires.
– Pero vos también tenés acento raro, che…
– Viví 6 años en USA, volví hace tres semanas.
– Ah, yo en realidad soy de Santa Fé ciudad.

No entendí nunca por qué ser de Santa Fé era un estigma y ser de Rosario no, por que la confesión de mi extranjería tenía que preceder la de él. Lo hice parar delante mío, le pedí que se quedara quieto y no hablase durante dos minutos: los jeans ajustados y raídos, las piernas anchas, la camisa a cuadritos, rea, desabrochada, la sonrisa aleteándole en los labios, las cejas pobladas y unidas. ¨Che, me mirás como si estuvieras por comprar una Heresford en la rural¨. Ese que habla es Marcelo, santafecino, empleado de aduanas.

¨Yo nunca vengo a este tipo de lugares¨, ¨Esta es la primera cerveza que me tomo¨, ¨Menos mal que llegaste vos porque ya me estaba por ir¨.

A las tres cosas respondí ¨no seas versero¨.

¨Sos muy bonito¨, ¨Me encanta tu sonrisa¨, ¨Haceme lo que quieras¨.

A las tres cosas respondí ¨estás borracho¨, y se enojó. En la barra pidió dos Prontos y después otros dos. El carrousel giraba como siempre, la caravana lenta de fantasmas rapaces, que miraban a Marcelo con hambre caníbal. ¨No me importa nadie, sólo me gustas vos¨. Le pedí que nos fuéramos.

Afuera la ciudad ausente, pero esta vez con aviso: eran las 3 de la mañana y en una hora Argentina jugaba la final olímpica. Mientras caminábamos por esas calles post nucleares, Marcelo deshojaba la margarita de su historia:

– Hasta los 27 años no pasó nada en mi vida. Me enamoré perdidamente de un pibe que nada que ver. Yo jugaba al rugby y él también, éramos como hermanos, pero nunca pasó nada. Bah… sí, pero él dormido.
– ¿Eh? ¿Le chupaste la pija dormido?
– Sí… pero él nunca lo supo.
– ¿Una sola vez?
– No, muchas.
– ¿Y se le paraba?
– ¿Cóooomo?
– Entonces él lo sabe, se hizo el tonto. A un tipo no se le para la pija dormido, por más pesado que tenga el sueño, ¿le chupaste la pija 500 veces y el tipo nada? Más vale que lo sabe…
– La pija solamente no… otras partes.
– ¿Le chupaste el culo…?
– Sí… pero él no sabe nada.
– Sí que sabe, no seas bobalicón.
– Ahora se enteró que soy gay y medio se hizo a un lado…
– Sí, porque mientras eras hetero, el estaba seguro y tranqui, eras el amigo hetero que le hacía el combo pete-beso negro trasnoche. Ahora sos el maricón rapiñero que lo violó, por delante y por detrás.
– Che, nos conocimos hace 1 hora y ya me cagás a pedo… y ni siquiera cogimos. No hay derecho…

En ¨La madeleine¨ pedimos una grande, mitad de roquefort y mitad de palmitos. El siguió repitiendo: ¨No me importa si cogemos o adónde vamos, sos tan bonito…¨. Y enseguida: ¨¿Por qué estás tan en guardia? Sos tierno por el lado de adentro pero tenés miedo de mostrarlo.¨ Yo comía mis maníes y sorbía mi diet Sprite.

El restaurant se llenó de gente, de extraños que pedían sumarse a las mesas ya ocupadas. Todos pendientes de la pantalla de TV gigante, mientras nosotros comíamos nuestra pizza en nuestra burbuja. Fui el único en esa pizzería que tenía la televisión a mis espaldas, fui el único que observó los efectos del agridulce narcótico del deporte en esas caras desaforadas.

Apenas terminó el partido salimos del restaurant. En la vereda dormían tres pibes, cubiertos con trapos y con la radio que intentaba anular los bocinazos de los festejos. La canción que sonaba era un lamento chingui-chingui con una puntilla de acordeones. Sé que dentro de diez años me tragaré esta pastilla y me transportaré – a lo Matrix – a este invierno 2004 en Buenos Aires, a ese taxi al que nos subimos y en el que luego me olvidé la campera, y en el que también sonaba la misma voz cascada, que volvía a explicarlo todo, como si hiciera falta: ¨Los caminos de la vida / no son lo que yo esperaba / no son lo que yo creía / no son lo que imaginaba. / Los caminos de la vida / son muy difíciles de andarlos / muy difíciles de caminarlos / y no encuentro la salida…¨

Published innocturnos

28 Comments

  1. Rosarioso Rosarioso

    Hola, qué bueno es tenerte tan cerca !!
    Y en el posteo nombrás a Rosario, mi ciudad, qué emoción jaja.

    Apostillas:

    Buscar explicaciones para el vuelo sin escalas intermedias desde el “hola” hasta el “nos damos unos besos?”, me pareció brillante.

    Qué horror Luis Aguilé, las cosas que tuvieron que soportar nuestros oídos durante los ’70 !!!

    En general, los santafesinos son más aristocráticos y orgullosos de su ciudad que los rosarinos.

    Saludos, desde Rosario City.

    Jorge – Rosarioso

  2. Iman Decarne Iman Decarne

    Yo también tenía ese disco de Luis Aguilé!!! (cantaba la famuuilia polilluuual, con un acento medio como afrancesado… y el tipo era de Valentin Alsina!)
    Y también tuve noches de historias raras, de esas que uno siente que se va a acordar mucho tiempo después…

  3. Como siempre muy bien escrito, eres un maestro. Me recordaste mi infancia con la cancion de la vacuna ja ja ja .

  4. Marinita Marinita

    Qué artista sos, eh? =)

  5. Manuel Manuel

    Pero bueno, en estos comentarios son sólo adulaciones y quimeras nostálgicas…Creo que eso hasta para un argentino es a little bit too much.
    Esto se parece a Orsai! Qué hueva!

  6. Marinita Marinita

    …Si a vos te parece.

  7. maf maf

    A mi como a Marcelo despues de 500 veces… y expresar luego mis sentimientos, según para aclararlos. Todo fue más confuso en la respuesta verbal y en la silenciada del otro… ¿vos crees que la complicidad, el silencio y las caricias son mejor que las palabras?…

  8. error 1: maní + diet sprite; full calorias a morir, hasta la diet sprite tiene más calorias q la cocacola normal.

    error 2: jamás hay q soltar la campera.

    acierto 1: La Madeleine es un buen lugar.

  9. Marinita Marinita

    Jajaja Patty.

  10. tanfuckedup.blogspot.com

    ese es mi blog. Echenle un vistazo.

  11. Anonymous Anonymous

    Hola, Xtian:
    ¡Qué bueno que reactivaste por fin este blog!

    Lo de la velocidad no sé si te debería sorprender, pues no conozco el mundo en que te mueves, pero a la velocidad que el mundo va cambiando (sobre todo del 11 de septiembre para acá) no me extraña nada que la gente ande apurada.

    Y lo de Santa Fe y Rosario tiene que ver con que a Santa Fe (y de ahí pa’l norte todo el resto de la provincia) se la considera zona de “negros” y patria chica de la cumbia villera, mientras que Rosario es tierra de inmigrantes “gringos”.

    Y si te lo digo así es porque también a mí, extranjera -y viniendo de un país donde el color café con leche es el color de piel promedio, y es más oscuro que el de cualquiera al que en argentina llamen “negro”-, esto me llamaba mucho la atención, así que anduve preguntando.

    Y es así la cuestión, Rosario es “gringa”, Santa Fe es “negra”, ja.

  12. Se me fue sin el nombre: El comentario anterior era mío.
    Caribé.

  13. De lo mejor, me alegra mucho que sigas escriendo seguido… se te extrañaba hace unos meses

  14. Excelente texto, la extranjería dependiendo de donde vengas puede ser todo un problema. La intolerancia parece no tener nacionalidad. Saludos

  15. habri rapido mientras configuraba un router, y luego me colge y no puede dejar de leerlo hasta el final, me parecio exquisito.
    El router bien
    cariños

  16. Anonymous Anonymous

    muy bueno. siempre nos deleitas con tus historias. Seguí así!

    ( perdón por sonar tan boletín de colegio )

    teny

  17. mer mer

    Es un gran placer leer historias tan bien escritas. Me alegra mucho que estés de vuelta.

  18. Week-log

    El “breve recorrido sobre los post de esta semana que me llamaron la atención” ™….

  19. El Gordo. El Gordo.

    Nací en Iran,vivi desde los 12 años en Europa,mi señora nacio en Armenia,nos conocimos en Europa,desde hace casi 20 años vivimos en Cordoba…No se porque falla de la naturaleza,dios,odin o lo que sea,pero aunque supuestamente las leyes de la genetica y la biologia lo contradigan, nuestros hijos que nacieron en cordoba tienen una bizarra forma de hablar mezcla de todos los lugares que vivimos,como si cada vez que hablaran quisieran recordarnos esas torres de babel que eran las casas tomadas donde tomabamos, cogiamos,comiamos y fumabamos marihuana(lo menos que haciamos era dormir).Mi señora está de viaje,se fue a un congreso de topologia y grupos de Lie en Georgia,así que me hice un poco de tiempo para leerte.Acá en Cordoba llaman “porteños” a la gente de Villa Maria,porque es la unica ciudad que no tienen tonada Cordobesa.
    Un abrazo.

  20. ¿Era una Pronto Shake roja, amarilla o azul?
    Digo, el detalle es relevante, ja, ja.
    ThanXs Xtian for coming back (se te extrañaba, che…)

  21. Para Jorge “Rosarioso”:
    Una vez con una amiga santafesina (exagerando un poco) nos pusimos de acuerdo en que, respecto de esa cuestión entre lo aristocrático y lo plebeyo, Santa Fe era como Boston y Rosario como Los Angeles o Chicago…

  22. Marinita Marinita

    Las cosas que uno se entera… globalización, desintegración de las fronteras, Chicago en Santa Fé…
    =)

  23. Gustavo Gustavo

    que bueno que volviste a escribir, me encanta tu estilo.
    Un afectuoso saludo desde Escandinavia

  24. Seb Seb

    Estas necesitando un novio.

  25. Saludos, muy bueno tu estilo tan peculiar sigue asi un muy buen trabajo.

    DarkNemesis.

  26. Me encanta esa incertidumbre de no saber si realmente estás narrando un recuerdo o un invento.

    Espero que recuperes la campera. Y el chico parece majo, aunque algo impulsivo. O tal z¡vez era todo fachada.

  27. JEL JEL

    Offtopic: Feliz segundo cumpleblog.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *