Skip to content

Ciegos, primera parte

[17 de julio de 2007, Palermo, 2.30 am]

Me cuesta dormirme, como siempre. Pero algo sí cambió: una vez que me duermo el sueño es profundo, espeso y sensato. Nunca tuve sueños así, con personajes, con argumento, con suspense. Antes mis sueños eran dadá, a lo sumo surrealistas: una puerta se convertía en una persona y esa persona en un miedo o en un sundae de pelos. Ahora no, ahora en mis sueños yo soy yo y juego al ludo con Celeste Carballo. Yo, el del sueño, reviso el correo electrónico cada cinco minutos, preparo té negro con canela y jengibre, acomodo obsesivamente en abanico los almohadones sobre el futón: yo, el del sueño, soy yo, el de la vigilia. O mejor dicho: yo y yo nos parecemos, pero el yo del sueño se desliza por los carriles de un argumento, de un sentido, de una historia que avanza hacia un final con moraleja y continuará, mientras que el yo despierto se sostiene en base a la repetición rítmica de las obligaciones, la síncopa de los ciclos, el débito automático del karma.

Me despierto y recuerdo el sueño completo, sólido, apabullante en su realidad. Lo tengo todo en la garganta. Miro el techo, busco los números rojos del reloj, y no puedo volver al sueño inmediatamente. Tengo el sueño todavía en la boca del estómago, como atragantado de ciruelas, y no puedo volver a la pileta del sueño hasta haber completado la digestión.

Busco el teléfono, disco el número, me meto en la hotline a contar ovejitas. Intento grabar un mensaje de presentación poniendo voz de mujer, pero tengo la garganta seca y me sale un carraspeo travesti. No importa. Entro en el salón de voces online. Lo de siempre: los sonámbulos, los calientes sin preámbulo, los que buscan a Marcela, los presos de Varela, los que buscan calor en el frío, los que te venden el cuento del tío, los porteros, los toreros, los policías, los de gendarmería, el ciego.

¿El ciego?: “Hola, soy Gonzo, tengo 26 años, soy ciego y busco chicas para charlar y ver qué se da”.

Le envío un mensaje: Hola papi, ¿cómo va? ¿Y, levantás algo? Ah, de paso te pregunto: ¿cuánto te mide?

Casi inmediatamente recibo la respuesta: Jajaja. (imitando el personaje de Roberto Flores, de Fernando Peña): ¿Qué haces, loca? (con su voz): Todo bien, pero las minas no me dan bola… Y con el tema de la pija, la última vez que la medí medía 18 centímetros, de ancho no sé. ¿Es grande? Por lo menos nadie se quejó.

Me quedo pensando. ¿Cómo hace un ciego para medirse la pija? Seguramente se la mide con un centímetro, como todo el mundo, pero ¿cómo lee el centímetro? ¿Le hace una marquita con fibra y espera a que venga alguien que vea para que le diga lo que midió? ¿No sería inmediatamente evidente que si pide que le lean una marca alrededor de los 15 centímetros fue porque se estuvo midiendo la pija? Y si intentara hacerse el boludo y decir que estuvo midiendo el ancho un estante de la biblioteca y el amigo le dijera “no me jodas, boludo, te mediste la pija…”, ¿se pondríá colorado? ¿Los ciegos se pondrán colorados tan frecuentemente como los que vemos, como yo?

Le envío un mensaje: Sí, es bastante grande, depende cómo hayas medido. ¿Te mediste con un centímetro braille?… Je, es en joda. Y no me salgas con eso de “nadie se quejó”. Nadie se queja nunca. No es que uno coje y después llena un formulario como en un McDonalds, con muy satisfactorio, satisfactorio, poco satisfactorio, prefiero Burger King… Segunda pregunta: ¿alguna vez te la chupó un puto?

La respuesta aparece a los pocos segundos: Qué zarpado. Pedime conferencia así charlamos bien, total las minas no me dan ni bola.

Entramos en conferencia:

– ¿Cómo va?
– (imitando a Roberto Flores): ¿Qué hacés loca?
– ¿Qué haces ciego?
– Qué zarpado. Jajaja. Me gusta lo directo que sos.
– ¿Viste? ¿Alguna vez te chupó la pija un puto?
– Pará, loca, primero decime cómo te llamás.
– Marcelo.
– Agachate y conocelo.
– Qué guarango. Mentira. Me llamo Christian, ¿vos?
– Gonzo.
– Okay, Gonzo. ¿Te chupó la pija un puto alguna vez?
– No, nunca. Por ahora no me dio curiosidad, me gustan las minas, pero no tengo problemas con nadie yo, hablo con todo el mundo.
– Hablás con todo el mundo menos con las minas, que no te dan ni bola… No te hagas el yo quiero tener un millón de amigos.
– No che, yo soy buenito. Pero sí, es verdad, no me dan ni bola las minas.
– Che, y decime, ¿y cómo te levantás a las minas? ¿sirve la onda lástima? Onda: soy ciego, pobre de mí.
– Qué hijo de puta. Me hacés cagar de risa. No, la de la lástima nunca la hice.
– Y, con razón no levantás. Es buenísima la onda cieguito frente a la vida injusta. Yo creo que si la hacés no parás de coger.
– Hm, tendría que probar… Igual no sé, las minas son raras…
– ¿Por?
– Y yo que sé, quieren alguien alto. No entiendo para qué quieren alguien alto…
– ¿Vos cuánto medís?
– 1,65.
– Cagamos, encima de ciego, petiso. Yo te diría que empieces con la onda lástima, porque enano y ciego, no sé si das para galán.
– (imitando a Roberto Flores): ¿Vos decís, loca?
– No, hablando en serio. ¿Sos ciego de nacimiento?
– No, vi algo hasta los 13 años. Manchas, cosas así. Caras también. Si te acercabas bien cerca reconocía las caras. Los colores también, esas cosas.
– Qué jodido. ¿Y es mejor haber visto algo o preferirías nunca haber visto nada?
– No, es mejor que haya visto. Ahora me imagino las cosas, los colores. Cuando viene un amigo y me pide que le explique que es color blanco, no se lo puedo explicar… en cambio yo me lo imagino.
– Tenés voz de locutor. ¿Lo hacés a propósito en la línea para levantar minas o tenés esa voz en serio?
– Soy así.
– Y… algo tenías que tener, sino enano y ciego, no levantás nada…
– Imaginate si tuviera voz de pito… cagué, me hago puto…
– Hacete.
– Todo bien, por ahora no me calientan los tipos che.
– Aparte sos buenito. Sos el ciego bueno.
– ¿Te parece?
– Y sí, se te nota. ¿Sos el ciego bueno o no?
– Yo que sé. ¿Qué es el ciego bueno?
– Y no sé, vos estás ciego, y está lleno de boludos que miden 1,90 y ven. Podrías estar enojado.
– No, todo bien.
– Bueno, me estoy aburriendo, alguna vez te enojarás.
– Ah, sí. Cuando me patean el bastón y esas cosas.
– ¿A propósito?
– No, no. Pero está todo el mundo apurado en esta ciudad, atendiendo el celular, no me ven y me patean el bastón.
– ¿Y qué ventajas tiene ser ciego?
– Hm, no sé. ¿Qué ventajas tiene ser puto?
– Muchas, pero yo pregunté primero.
– Hm, la más obvia es que te dan el asiento en el colectivo.
– ¿Pero vos lo pedís o te lo dan?
– Casi nunca lo pido. Me da verguenza. Pero peor es cuando algún tipo me agarra del brazo y le dice a todo el colectivo “A ver quién le da el asiento al ciego”.
– Jajaja. Yo soy de los que hace eso.
– Igual, ojo, en algunas líneas me dan el asiento, en otras no. En el subte C no me dan el asiento, en el D apenas subo me lo dan. Es automático.
– Lo que pasa es que en una línea viajan laburantes y en la otra gente que salió del shopping.
– Hm, no sé, no estoy tan seguro que sea así.
– ¿Y laburás? ¿Tenés una pensión?
– Sí, tengo una pensión. Y también laburo, laburo en un conmutador. No sé, me dijeron que si estoy empleado me van a quitar la pensión, pero por ahora me hago el boludo.
– ¿Y en el laburo no te levantás minas?
– No, está lleno de locas como vos… laburo en un banco.
– Estamos en todos lados. Y cuando vas al baño a mear, ¿no tenés miedo que te esté mirando la pija una loca? ¿te tapás todo?
– No, no me tapo, qué miren, para qué está.
– Bueh, hace un ratito eras un señorito inglés, ahora sos actor porno, ¿en qué quedamos?
– No… mirá te voy a contar algo…
– Soy todo oídos.
– Hay un chico gay como vos en el laburo. Y yo todo bien con todo el mundo, como con vos, ¿viste? Bueno, este pibe empezó a romper, con que te la chupo, dale, como vos.
– ¿No sería yo?
– No, te reconocería la voz, loca.
– Okay, seguí, el tipo este te acosaba, ¿y? ¿te molesta si me pajeo mientras contás?
– No, vos hacé lo que quieras. Qué loca. Dejame seguir. Un día me agarró en el baño y se puso repesado, casi me agarra un ataque.
– ¿Te manoseó?
– Sí, redesubicado el pibe.
– ¿Y no gritaste para que venga gente?
– No, yo recién había conseguido el laburo. Aparte no me dieron el laburo por ciego, hice una entrevista como todo el mundo viste… así que no quería armar escándalo.
– Igual, el tipo es un flor de hijo de puta. ¿Cómo vas a manosear a un ciego a la fuerza? No podés ser tan turro…
– Igual ya está, ahora se calmó.
– ¿Y qué tipo de minas te gusta? Te pregunto porque viste que los tipos quieren un culo así, unas tetas así, todo muy visual, vos que no ves un soto, ¿qué te calienta?
– No sé, depende de la mina.
– Bueno, pero algo te debe calentar.
– La química, no sé, la piel, ¿entendés? Igual tiene que tener más o menos mi edad, ser más o menos proporcionada, pero no pido mucho.
– ¿Qué edad tenés vos?
– 26.
– Ah, sos rependejo, parecés mucho más grande.
– Gracias papi.
– Ves, recién me decías loca, ahora ya pasamos al papi… Pero contame qué te calienta de una mina.
– Y mirá, hay una mina en el laburo que me histeriquea mal… no sé decirte qué me gusta…
– Igual, a ver, yo te digo mi teoría. Por más que no veas, te darás cuenta cuando una mina está buena. En general una mina que está buena, se le nota en la voz, es cómo más segura, más canchera.
– Claro. Te das cuenta en la actitud si es un minón. Aparte en general las minas que me gustan, les pregunto a los demás y en general me dicen que están buenas.
– ¿Y esta mina del laburo por qué te gusta?
– Es simpática, aparte me histeriquea.
– ¿Cómo te histeriquea?
– Me toca el hombro, la mano.
– Pero capaz que no te está histeriqueando…
– Soy ciego, che, no boludo. Me está histeriqueando.
– La mina me toca y se me pone al palo. Y ya le dije que no me toque, que me caliento… y me sigue tocando.
– Tenés razón, te está histeriqueando… ¿Pero es en serio que te toca y te ponés al palo? ¿Es típico de ciego eso, como no ves, tenés hipersensible el tacto?
– Sí, puede ser. O capaz que yo soy un calentón. Pero mirá, cuando una mina se afeita ahí abajo…
– Decí concha, ¿qué cuernos es ahí abajo?
– Okay, cuando una mina se afeita la cachuchita, me mata el rozamiento, me tengo que controlar porque acabo enseguida.
– ¿Solamente con el rozamiento en la base de la pija?
– Sí. Che, te patina la erre…
– Sí, mirá: erre con erre guitarra, erre con erre barril, rueda que ruedan las ruedas, las ruedas del ferrocarril.
– Jajaja, qué loca. Vos sabés que yo tengo una teoría con un amigo…
– ¿Cuál?
– Que las minas a las que le patina la erre son reputas… Ya lo comprobamos como 20 veces.
– 21 si me contás a mí.
– Qué loca.

[continúa acá]

Published innocturnos

22 Comments

  1. Nooo, me envicio con esto y ahora tengo que esperar la otra entrega! Te quedó buenísima la plantilla. Saludos.

  2. Me encanta tu blog, hace mucho que te leo.
    Muy buen post!!

    Saludos

  3. Jejeje, que grande el ciego, ahora solo a vos se te ocurre ponerte a hablar! Pero ya quiero la segunda parte!!

  4. Linda renovación. Quedó muy bien.
    Qué curioso que hables de ciegos y pongas tu foto. No sé, me llama la atención… o me estoy delirando.
    Un abrazo.

  5. Boludoooo, qué cantidad de cosas que se me ocurrieron con respecto a los ciegos… Ya me había pasado con Sobre Héroes y Tumbas… ahora me pasa con Puto y Aparte… ¿Hay gays ciegos de nacimiento? Qué bueno el texto.
    Espero el rexto.

    Abrazo,

    José.

    PD: la foto allá arriba me mata, en mi cabeza eras el que salía en Bitacoras, que para mí es otra persona. De haber sabido que te animabas, te hubiera pedido imagen para un post que hice con la cara de los bloggers y que fue un fra(s)caso.
    Es tarde, estoy muy verborrágico. Chau.

  6. laura laura

    Es un relato inmenso, lleno de detalles y cada uno da para pensar un rato largo. Muy disfrutable.
    Queremos más!
    laura

  7. Nacho Nacho

    Buen relato.
    Genial la renovación del blog.
    Notable el detalle de agregar la foto.

    Abrazo, desde Montevideo
    Nacho

  8. tus textos tienen ese “algo” que los hace, a mi humilde entender, interesantes de leer y divertidos y por supuesto, con ganas de saber mas de la historia contada.
    Saludos
    Sebas

  9. X. te tenia en el bloglines y de un dia para el otro dejaron de aparecer posts tuyos: pense que habias abandonado; lo ultimo que llegue a leer fue lo del pakistani. Y hoy se me ocurre clickear, y no, resulta que seguiste. Mejor, ahora tengo mucho para leer…

    Muy buena la del ciego, espero que siga pronto.
    Saludos!

  10. anat anat

    genial lo de la foto, así te vamos conociendo, me pasa algo raro que no sé si al resto también, pero a veces después de leer una línea interesante, o muy graciosa o muy zarpada, necesito mirar la foto como para ¨corresponder¨ el pensamiento con la persona… como atribuyendo significados a un rostro… weird..también me pasa con las solapas de los libros con foto del autor

  11. ¡Ja, ja, ja! Genial tenerte de vuelta, aunque igual era el Bloglines que no te encontraba con tanto cambio… Se ve bien la plantilla, que aprovecha mejor el ancho de pantalla y tal.

    Debes tener algo en la voz o en la manera de dirigirte a un desconocido para que se abran así y te cuenten cosas, genial… Aún me acuerdo de la conversa con los chicos aquellos que buscaban mina para darle entre todos y terminaron contándote sus vidas…

  12. huilen huilen

    muy bueno tu relato con el ciego.me entraron ganas de levantar uno asi y pajearme como lo hiciste vos. esperamos la segunda.

  13. Alfredo Alfredo

    Hola Christian,

    Quedó muy bueno PYA 3.0 (para mí, por lo menos, que es la tercer versión que veo, lejos la mejor).

    De los post ni te hablo, porque odio ser repetitivo.

    Salutti,

    Alfredo

  14. muy buen relato!

    jugoso por demás!

    saludos

  15. Mainosan Mainosan

    genial as usually man… abrazos

  16. Es impresionante como quedo atrapadísima con tus historias, más allá de excitarme por la trama y por la forma que tenés de describir los momentos.
    Espero ansiosa la segunda parte.
    Besos.

  17. J J

    Me encanta. Le había perdido el hilo al blog (al mundo también).
    Me encanta volver.

  18. pal pal

    que buen conversador eres Xtian! este es casi tu género literario… me encanta.

  19. DARIO DARIO

    Este Mensaje es para el que escribio el relato de arriba:
    Se nota que estas al re pedo flaco.
    Y pensar que sos una persona grande;si fueras un adolescente vaya y pase pero lo tuyo es realmente patetico.Sos escritor o pelotudo?,mmm,tengo mis dudas.
    Sos el de la foto?.Uhhh,dejate de joder!!. Sos mas feo que pisar mierda descalzo.
    Dedicate a otra cosa,de onda te lo digo.
    Lo que no puedo creer es como la gente que entra a leer tanta boludez,queda plasmado por tanta mierda que escribis.
    Ah,otra cosa.
    De algo estoy seguro…
    La gente ciega es mucho mas inteligente y cuerda que ustedes.
    Hasta el dia de hoy nunca escuche a un chico con sindrome de down decir tantas pelotudeces como las que decis vos;es mas,un chico discapacitado tiene mas cabeza que vos.
    Los dejo…
    Saludos….Va con onda!!!
    Y el que se ofendio y le molesto lo que escribi por algo sera.

  20. Aaron Aaron

    Darìo:

    ¡Bienvenido! ¡Por fin alguien que no tira adulaciones a Xtian! A ver… uuuuh que material… jugoso…

    1) Corrección: Christian no es ‘flaco’, es “envuelto”.

    2) ¿Leíste en que consiste la “proyección”, la introyección, y las “fobias”? ¡¡Sos el índice completo de Sigmund!!

    3) No, no es el de la foto. La puso esperando la tuya.

    4) Bueno, bueno, bueno… feo… No es mi estilo… Pero gustos son gustos… Además si te hace “chillar” a vos como si te estuviese ‘partiendo como un queso’ algo te provoca…. mmmm

    5) Ciego… sindrome de down… discapacitado no encuentro el nexo… ¿vos si?

    6) No creo que a nadie le moleste o le ofenda de alguien que elija como ‘nick’ DARIO (wikipedia al menos d’aaaling!!!) con mayúscula e insulte como una marica anónima mal cogida.

    7) ¡¡¡Como decía la Suller (con umlaut, bitte) ‘no importa LO que digan, lo importante es que lo hagan!!! Caiste y despues de meterte a un blog y leer tooodo un spot que no te gusta… volver a leer… volver al punto 5.

  21. Juan Manuel Estevez Juan Manuel Estevez

    La verdad Dario que te pasaste.Estoy de acuerdo con vos.
    Por lo que veo a Aaron parece que le hubieran tocado el culo por la forma de defenderse,y bue era de esperar.
    Aaron no es necesario que defiendas a tu novio Xtian, el se puede defender solo ya esta en edad para hacerlo.
    “En el mundo hay de todo” y el discurso de Xtian sumado al del novio Aaron lo afirma.
    Che Xtian : Un chico de 5 años hablaria de cosas realmente interesantes.Pero el contenido de tu redaccion es una “cagada”.
    Aaaron aparte de decir cosas sin sentido ahora te haces el psicologo usando terminos psicologicos? Tomatela ignorante.
    Que tiene que ver la suller en esto? Dejala a esa trola que viva su vida en paz.Ah! por lo menos se mas original y escribi alguna frase que sea tuya.
    Che Aaron te pusiste como una loca histerica con lo que dijo Dario,ja,ja!.
    Che ignorante “Dario” es un nombre no un nick.
    Chupenmen la pija y no jodan

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *