Una noche en la tierra

[4 de Enero de 2003, Buenos Aires, Argentina; otro viaje en taxi]

Son las 3 de la mañana cuando salimos de Glam. Son sólo unas 20 cuadras y podríamos caminar, pero somos 4 y un taxi nos va a salir muy barato. Cuándo más uno los necesita no aparecen, no hay caso. Hay que caminar dos cuadras hasta que aparece uno. Subo en el asiento de adelante, Darío, Viviana y Daniel atrás.

Taxista: ¿Y? ¿Cómo estuvo la noche?
Yo: Complicada para todos. No hay hombres – miro hacia atrás y Viviana me sonríe, Daniel mira por la ventanilla -. No hay hombres… ni para Viviana ni para ninguno de nosotros tampoco.
Taxista: Y sí, está difícil, algo ya va a aparecer, no hay que perder las esperanzas.

Darío me convida un chicle desde atrás.

Yo: ¿Y en el gremio taximetrero cómo está la cosa? ¿Frío, tibio o caliente? ¿Hay hombres?
Taxista: No, no pasa nada tampoco, todo muertísimo. Poca actividad digamos.
Yo: ¿Pero arman reuniones? Bah, no sé, ¿está la asociación de tacheros gay o algo así? ¿Arman fiestas? ¿Se juntan a jugar a la canasta? ¿Arman peñas?
Taxista: Y, algo hay que hacer, juntarnos nos juntamos… pero en el gremio tenemos un problema jodido viste… un obstáculo casi insalvable…
Yo: ¿Cuál?
Taxista: Y, tacheros, todo el día sentados en el auto… ¿me entendés?

Miro hacia el asiento de atrás. Viviana baja la cabeza y sonríe.

Yo: No, no entiendo, explicáme.
Taxista: Hmm, de estar todo el día en el auto… los hemorroides… se complica la maniobra, ¿se entiende?
Yo: Ahhh, ahora sí. Mis condolencias.

Darío intenta frenar la carcajada pero se le escapa un resoplido por la nariz.

Daniel (desde el asiento de atrás): Pero ahora hay una operación nueva, con una pistolita láser, dicen que es bárbara.
Yo: Yo no sé si me animo a que anden jugando a la guerra de las galaxias en mi tujes, pero bueh, sobre gustos no hay nada escrito…

Llegamos a la estación. Los tres del asiento de atrás se apresuran a bajar, y yo me encargo de pagar.

Yo: ¿Cuál es tu nombre? Yo soy Christian.
Taxista: Alberto… mejor dicho: Beto.
Yo: Un gusto, Beto.

Le doy la mano. Me la apreta fuerte. Me bajo del taxi. Camino dos pasos para reunirme con mis amigos, pero giro sobre mis talones y vuelvo hacia el taxi. Beto está todavía ahí, contando las monedas que acabo de darle. Me inclino y meto la cabeza por la ventanilla.

“Gracias por la onda, Beto” y le guiño un ojo. Beto sonríe, me devuelve la guiñada de ojo.

El taxi arranca y avanza unos metros antes de que un brazo regordete se asome por la ventana. Y en la mano un pulgar levantado.

2 thoughts on “Una noche en la tierra”

  1. Me gusta mucho la forma tuya de escribir.
    Generalmente entro a un blog y no hay forma de que pueda leer demasiado porque me saturo, pero vos sí sabés hacer brillar y valer cada detallito, de manera que no hace falta explicar tanto más (al peor estilo sabiondo-estudiante de psicología, como muuchos sí hacen).
    ¡Qué bueno!

    Tola.-

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>