Tres

[29 de Octubre de 2003, Piscataway, New Jersey; mis reuniones con el grupo de investigación]

Mi campo de investigación es la computación gráfica, la interacción humano-computadora y los agentes conversacionales (un agente conversacional es una figura animada con comportamiento “humano”, un pésimo ejemplo es “Clippy”, el difunto asistente de MS Office con forma de clip). La investigación sobre AC mezcla varias disciplinas: computación gráfica, animación, bio-mecánica, linguística, teoría del conocimiento. Lo sorprendente es lo poco que se sabe respecto a cómo los humanos interactuamos en una conversación y eso hace imposible reproducirla eficientemente. Las dificultades abundan. Los reconocedores de voz tienen que ser entrenados extensamente, las animaciones son duras y robóticas (si son “interactivas”) y la generación de habla es metálica (si es sintetizada) o fragmentada (si se arma a partir de grabaciones de unidades de habla, como los anuncios automatizados en el subte). A esto agréguese la capa de complejidad que los gestos agregan a la comunicación: no sólo complementan el discurso sino que pueden cambiar radicalmente su significado. Tanto reconocer los gestos como generarlos o sincronizarlos adecuadamente (con el discurso del interlocutor o con el propio discurso) es arduo y muchas veces imposible.

Nuestra investigación exije entonces filmar distintas personas hablando, extraer sus gestos y codificarlos en algún protocolo específico (un gran libraco lleno de caritas). Y trabajar a partir de ahí. Así pasamos una hora y media todas las semanas mirando clips de noticieros, haciendo gestos estrambóticos y debatiendo más o menos así:

Esther: No sé si podemos reproducir en nuestro agente el gesto de levantar una ceja y torcer la otra…
Mark: ¿Así? (intenta el gesto)
Esther (intentando no reírse): Ehhh, sí, mas o menos así. El gesto demuestra sorpresa y/o desconfianza.
Yo: Yo nunca hago ese gesto. Y tampoco lo veo en la gente con la que hablo…
Adrian: Yo lo hago todo el tiempo.
Joseph: Es un gesto del Dr Spock, será porque vos ves mucho Star Trek…
Adrian: Nunca ví Star Trek.
Joseph: ¿Nunca viste Star Trek en serio? Vos te lo perdés.
Adrian: No nunca, pero igual el gesto ese lo hago.
Joseph: Será porque pasás mucho tiempo con gente que sí ve Star Trek…

O así:

Esther: Tenemos que buscar la forma de mover la cabeza repetidamente afirmando… En las grabaciones que tengo aparece mucho ese gesto.
Joseph: Eso estaba antes pero lo sacamos. Se especificaba una frecuencia de movimiento y se sincronizaba con el discurso, algo del tipo: “Afirmar con la cabeza mientras se dice esta frase”… pero estaba implementando como un resorte muy básico… y se veía muy mal…
Mark: Sí, es más complicado de lo que parece. La persona que afirma mientras otro habla lo hace sincronizando los movimientos con las sílabas acentuadas del interlocutor… hmm, o quizás no… la relación no es sencilla de calcular. Y si hacés el movimiento de afirmación muy rápido o muy lento parecés un idiota o un demente…

O así:

Esther: Noté que cuando el agente levanta las cejas sólo parece mover la parte interna de las cejas. Y la sonrisa sólo mueve los labios, no hay arruguitas en ningún lado…
Mark: Sí, es bastante “Chucky”. Para hacer la sonrisa más efectiva habría que arrugar levemente al costado de los ojos también, pero es una complicación horrible.

Así nos pasamos las horas, haciéndonos caritas y conteniendo la risa frente a algún intento frustrado de reproducir una configuración inaudita. Cuando me detengo un minuto y miro alrededor mío y veo a todos gesticulando me resulta difícil de creer lo difícil que es comenzar las reuniones. A las 10 y media, cuando la reunión empieza, estamos todos dormidos y pasan dos minutos de silencio antes de que alguien heche a rodar la bola de alguna manera. Y la bola suele rodar de alguna manera bizarra.

Por ejemplo hoy:

Cuando llego a la reunión (tarde como siempre) ya están todos sentados alrededor de la mesa. Adrian terminaba de resolver unos ejercicios de cálculo y tiene varios cuadernos abiertos. Mark se asoma por sobre su hombro y pizpea el contenido de las hojas desparramadas.

Mark: ¿En serio estás integrando el número 3?
Adrian: Sí, ¿qué tiene de malo? El 3 es un número muy importante…
Yo: Sobre todo si sos católico.

Silencio.

Mark: Bueno… ¿qué tenemos en la agenda para hoy entonces?

3 thoughts on “Tres”

  1. Xtian, haceme el favor y sacá el libro ya, por la editorial que sea. Me encanta leerte pero me quedo ciega de hacerlo en el monitor. Además quiero tener tus textos en papel para leerte en el bondi o en el tren, no tengo netbook ni nada parecido, no tengo internet en el celular ni nada. Me encanta como escribís, me hice adicta a tu blog. Espero no terminar nunca de leer todos tus posts. Beso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>