Galerías iluminadas

[Escrito el 5 de Noviembre de 2000, a modo de homenaje, ya que ayer, 26 de Noviembre de 2002, se cumplieron 30 años de la muerte de Alejandra Pizarnik]

Culpa del mail de Terenia, culpa de que me sacaron mi primer muela de juicio (relato pormenorizado en otro momento, o nunca), culpa de los calmantes que en vez de dormirme me empujan al insomnio, culpa de las irradiaciones del tubo de rayos catódicos que me llena la cabeza de ruidos opacos.
Continue reading Galerías iluminadas

Fiesta Sexual Sadomasoquista Número 15

[22 de Agosto de 2001, San Francisco, USA]

Email de David (el muchacho que me alquila el departamento) esta mañana.

Hey Christian,

FINALMENTE me invitaron a la Fiesta Sexual Leather Número 15, es este sábado de 9 de la noche a 2 de la mañana. ¡Iupi!

Ya sé que tenés clases todo el fin de semana, pero quizás estés interesado en ir. Es en la calle 14, en una casa victoriana muy bonita, con jacuzzi, 3 niveles, una sala de torturas en el subsuelo y… ¡queda solamente a 5 cuadras de casa!

Hay diferentes tipos de “entretenimientos”, así que pensé que quizás haya algo que te interese.

Avisame,
David

PD: ¿me llegó algo en el correo?
Continue reading Fiesta Sexual Sadomasoquista Número 15

El examen

[27 de Septiembre de 2002]

Un sticker pegado en el paragolpes de un auto que reza:

“¿Leyeron mi libro #1 en la lista de best sellers?
Pronto habrá un examen.”
Dios

Otro sticker pegado en el paragolpes de otro auto que reza:

“No son nuestras diferencias las que nos separan, sino nuestra incapacidad de reconocer, aceptar y celebrar esas diferencias.”
Audrey Lorde

Mirando por el ojo de la cerradura

[17 de Octubre de 2001, San Francisco, USA]

Cumplo años mañana, ingreso a los 31 y como siempre me replanteo mi vida. ¿Sólo por un día? No, últimamente me replanteo drásticamente mi vida a cada segundo. Mis replanteos son muchas veces casi adolescentes: abandonar la vida sedentaria, convertirme en un tipo atractivo físicamente, atleta. Pero también me enredo en el intríngulis fundamental: ¿cómo hago para conseguir un novio a medida que me pongo más viejo y me banco menos la pelotudez circundante? Si no conseguí un boludote a los 23 años, cuando era joven y me comía cualquier bola de fraile, ¿cómo hago para conocer alguien a los 31, cuando mi tolerancia hacia la forrada se acerca peligrosamente a cero?
Continue reading Mirando por el ojo de la cerradura

[Enero de 1998, Bell Labs, New Jersey, USA; extraído de mi diario personal]

Ayer recibí la carta de Viviana. Era una carta escrita en un desvelo, a las 5 de la mañana. En papel sin renglones, ocupando todo el espacio de la página, las filas de letras derechitas. Yo me imaginé a Viviana sentada en la cocina, con una tazota de té con limón echando humo al lado. Un cuadro de Rembrandt.
Continue reading

Irse

[14 de Febrero de 1998, Aeropuerto JFK, New York, a punto de volver a Argentina luego de mi primer viaje a USA.]

Tan violento es irse, esperar que se hagan las 21.45 pm, embarcar y comprar perfumes o chocolates en el free shop. Asfixia de aeropuerto. Casi puedo sentir la tensión de la cuerda del arco que me va a lanzar en una hora como una flecha, una flecha que se clavará en el culo del mundo.

Pomadas

[25 de Julio de 2002, 2pm, Merlo, Buenos Aires, Argentina; extraído de mi diario personal]

Luego de días de haber hablado con Fabián, él me llama. Hablamos estupideces. Le pregunto si dejó atrás sus días de soltería para siempre. Dice que no, y se descuelga con anécdotas triviales, que incluyen “minitas” y “putitas” por doquier. En el medio del relato hace una pausa para mechar un “ojo, que en cualquier momento te empomo a vos”. Yo se la dejo pasar, pero antes me detengo a aclarar que no practico más el sexo oral como único item del menú, aunque sí quizás como aperitivo. Se ríe, tira la pelota afuera, y yo no la voy a buscar. Prometo llamarlo, cosa que no haré.

Calorías

[9 de Septiembre de 2002, 1.45 am, Ford Hall, New Brunswick; extraído de mi diario personal]

¿Cuántas veces me planteé empezar este diario? Uf, no Christian, no, nada de filosofías nocturnas y zapatos de goma. La noche tibia. Ford Hall. Mi nueva vida en Rutgers. El tipo de rasgos extraños de los grease trucks. Vino Chris y vimos “Y tu mamá también”. Muy buena. Pero, ¿por qué la gente festejó tanto el beso homosexual de Tenoch y Julio? Después vagabundeé por Seminary Place. Un gordo persistente se me acercó y me atosigó. 40 minutos hablando de relaciones y bla bla. Huí diciendo que me cerraba el almacén. Eran la 1.20 am. Compré dos bananas y más tarde papafritas y alguna otra caloría. A empezar mi nueva vida ya: dieta, gimnasio, ahorro, responsabilidad en el estudio. Emmett Andrews: un hombre en la internet, el culo al aire, un video de wrestling , otro de super héroes y un interés sospechoso en mí. ¿Por qué sospechoso? Jaime nunca más llamó y dejaré que no llame. Fui a “The den” y había un negro hermoso bailando sobre el parlante y un show de drag queens molesto y gritón. Ahí estaba Angel con un amigo buen mozo. No se mostró muy feliz cuando le nombre a Jaime. ¿Y Argentina? Allá.