Cuba libre, un viaje, 9, 10 y 11

[Acá van las últimas 3 jornadas en Cayo Coco, lo que sigue después de estos 3 capítulos es La Habana]

Slideshow de los últimos días en Cayo Coco:

Cuarta Jornada

1. Vuelvo de la playa hacia el lobby del hotel en busca de un trago. Al costado, en el escenario en el que a la noche presentan los shows, hay un pavo real. Alguien lo puso ahí, es parte del entretenimiento de la tarde. Frente al pavo está la rubia boba que anima el show infantil de la noche. Tiene una voz estridente y no importa en qué lugar del extenso complejo te encuentres, escuchás su exclamación fetiche: “Bye bye, Mickey Mouse”. No entiendo qué significa eso, pero por eso mismo, como los versos más ridículos de una canción mala, no puedo sacármelo de la cabeza. La rubia boba está todo el día vestida de rubia boba: mini-shorts, tacos, top y vincha. Maquillada a rabiar aunque sean las 3 de la tarde. Intenta enfocar el pavo real, pero el pavo se mueve y justo cuando logra acomodarse, el pavo esconde el plumaje. Ella se sienta a esperar, yo me siento a esperar también, más lejos, con mi daikiri. La rubia le pide a un pibe que le saque una foto junto al pájaro. Sube al escenario, los dos despliegan sus plumas, clic.

2. Se hace de noche y espero el show. De pronto, más allá, de la oscuridad que rodea la pileta, aparece una silueta corriendo. Es Ariel, que se acerca agarrándose el pecho, recuperando el aliento. “Estaba lo más bien tirado en la reposera, mirando las estrellas y me atacó un murciélago. Te juro.” Ariel vive en un piso 18, una vez entró un murciélago en la casa. Se asustó muchísimo. Continue reading Cuba libre, un viaje, 9, 10 y 11